¿FALLAS DE INTELIGENCIA?

¿FALLAS DE INTELIGENCIA?

La Inteligencia comunista tras la influyente Escuela de Frankfurt. Richard Sorge, de pie, es el tercero de derecha a izquierda. Años después se haría famoso como espía soviético en Japón durante la II Guerra Mundial    

Se ha hecho una moda criticar que la Inteligencia no fue capaz de prever los acontecimientos del 18-O. A los pocos días del estallido revolucionario, el Ministro del Interior de la época Gonzalo Blumel, acusaba que la Agencia Nacional de Inteligencia estaba obsoleta y totalmente desfasada1. Se supo después que existieron dos informes preliminares emanados de esa entidad, relativamente concretos y específicos (ni mejores ni peores que otros anteriores)2. El presidente Piñera terminó por admitir que solía no cotizar este tipo de reportes3.

Por experiencia ajena sabemos bien que la autoridad receptora de este tipo de informes muchas veces piensa que lo que lee es demasiado obvio o que ya lo sabía, tendiendo a subestimar la calidad de los análisis. Lo que no siempre se ajusta a la realidad, pues antes de leer el informe no había llegado a esas conclusiones4. A su vez, incluso la todopoderosa CIA ha sido objeto de reproches reiterados de revelar meros rumores, sobre la base de evidencias insuficientes o datos irrelevantes, dando pábulo a simples especulaciones o a conjeturas insustanciales: sus informes no serían más que una recapitulación de lo que se puede leer en los periódicos5. A Kim Philby, el más famoso de los dobles espías de la Guerra Fría, se le enrostraba (con razón) remitir al MI 6 solo noticias de prensa recicladas y engalanadas con valoraciones políticas elegantemente redactadas6.     

Mientras tanto, siguen en carpeta una serie de reformas a la Ley de Inteligencia N° 19.974, bajo el supuesto de que los servicios de inteligencia no han rendido como se esperaba (sin que naturalmente puedan comprobarse sus éxitos)7. Una mayor coordinación entre quienes componen la comunidad de inteligencia o que la ANI pueda utilizar agentes encubiertos en terreno y echar mano a otros procedimientos especiales de obtención de información, etc., son propuestas legislativas que reflejan más confusión e ignorancia acerca de la función que el genuino deseo de mejorar su gestión. 

En efecto, más que acumular mayor cantidad de información, se requiere una mejor formación de los analistas a cargo, merced a una capacitación rigurosa que les permita evacuar las alertas o alarmas que necesita el país. Lo que implica llegar hasta cubrir el nivel estratégico con horizonte prospectivo, toda vez que la ANI y la Inteligencia Policial están más dedicadas a investigar delitos ya cometidos que a anticipar escenarios por venir. Y si la prevención se reduce solo a anticipar los actos preparatorios de un delito8, entonces estos organismos a lo sumo podrían proveer Inteligencia táctica u operacional, relativa nada más que a los medios empleados y los fines a corto plazo perseguidos en un conjunto de delitos próximos entre sí.

Ciertamente la policía “no persigue ideologías de ningún tipo, sino a quienes delinquen”9 . Pero esto no significa dejar de monitorear aquellas ideas que estimulan la imposición de algún sistema totalitario o que justifican la violencia como medio de acción política. Un ejemplo de cátedra es el del pensador postmarxista y profesor de filosofía Antonio Negri, quien otorgó su liderazgo intelectual a la facción extremista de Brigadas Rojas y Prima Linea. En los hechos violentos que siguieron, incluido el asesinato de Aldo Moro, sus discípulos cometieron actos terroristas y al efecto se discutió arduamente sobre la autoría intelectual de Negri.

En esta lógica la CIA investigó en su oportunidad a los intelectuales de la izquierda francesa conocidos como los “nuevos filósofos”, Claude-Levi Strauss, Jacques Lacan y Michel Foucault entre otros, especie de interpretes últimos de las consecuencias e implicancias de la Revolución de 1789 y de Mayo de 1968. El informe, titulado Francia: La defección de los intelectuales de izquierda (1985), acertaba a diagnosticar en ellos un creciente antisovietismo. El error: creer que por ello se estaban haciendo neutrales o prooccidentales, sin advertir su metamorfosis en promotores del Kaos de nueva generación. El documento se desclasificó en 2017 y -por eso mismo- se puede encontrar hoy en varias redes de colectivos anarquistas. Y a estas alturas todos sabemos cómo este pensamiento se está imponiendo, en las calles y en la Convención.



1 En CNN 29.10.2019. En El Mercurio del mismo día, cuerpo D pág. 8: La alerta de Inteligencia que nunca llegó.

2 Bibiochile.cl de 16.3.2020 (Reportaje de Jorge Molina Sanhueza). Más detalles en La Segunda del 19.3.2020 pág. 16. 

3 Declaración como querellado del 19.7.2021 en causa RUC 1910055637-8.   

4 Javier Jordán, Introducción al análisis de Inteligencia (16.3.2011). 

5 Tim Weiner, Legado de cenizas. La historia de la CIA (2008) Debate (Buenos Aires) 373 y 524. 

6 Ben Macintyre, Un espía entre amigos (2015) Crítica (Barcelona) 278. 

7 Como cuando medió aviso previo y esto evitó justamente la ocurrencia de un hecho. Sobre el “sesgo de resultado” y el “profeta del día después”: Daniel Kahneman, Pensar rápido, pensar despacio (2012) Debate (Buenos Aires) 267-268. Nassim Nicholas Taleb, El cisne negro. El impacto de lo altamente improbable (2007) Paidós (Barcelona) 26.    

8 El Código Penal define que hay “tentativa” solo “cuando el culpable da principio a la ejecución del crimen o simple delito por hechos directos, pero faltan uno o más para su complemento” (artículo 7° inciso 3°).  

9 Declaración del Director de Orden y Seguridad de Carabineros, en La Tercera 12.12.2020 pág. 14.

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.